Nenúfares

Nenúfares
Nenúfares por William Jabez Muckley

viernes, 8 de agosto de 2014

Los acordes de la existencia

Un amable saludo para todos mis lectores en esta templada tarde de Agosto. Este espacio poético que les comparto el día de hoy llega con unos cuanto días de retraso, no obstante, quiero reafirmar mi compromiso con este proyecto que emprendí el mes pasado. Había estado empeñada en terminar un poema que ocupaba todo cuanto mi imaginación y creatividad eran capaces de concebir, por lo cual no me había sentido preparada para redactar esta nueva entrada. Pero ahora que mi creación está culminada y solo le faltan unos cuantos retoques, me siento totalmente liberada para volver a mi blog y hacer otro homenaje al arte.


En esta ocasión, he decido versar sobre la música y la catarsis que es capaz de producir. No importa la época, la música es inherente al hombre y es un alimento para su alma, es una herramienta sublime y sincera para trasmitir sentimientos y mensajes, es sagrada, bendita y es una maravillosa transformadora del pensamiento, el entorno y el temple del hombre y la mujer. No importa el ritmo, el género o el contenido, creo que todas las personas aman la música y en cierto modo la necesitan para vivir, para desligarse del vacío son de los quehaceres rutinarios. La música hace al hombre y está dentro de él (y me refiero a música verdadera, no a esos retazos de sonidos unidos de mala manera que hoy en día trasmiten mensajes denigrantes que ensombrecen los logros y el intelecto del hombre). Con la música las personas se inspiran, se enamoran, se alivian, se alucinan, hallan consuelo, crean, luchan, protestan, ensalzan, loan, reprochan y, en suma, hacen poesía.

Música
El canto de los Ángeles de William Bouguereau

Cien años de legados resumidos en las cuerdas,
la musas aturdidas se sumergen en catarsis
llorando melodiosas con locura deslumbrante
las penas transferidas en los sueños enredados.

En la cúpula el firmamento está muy tácito,
las telarañas cristalinas refractan el ingenio,
fundiendo  voces prodigiosas en perlas y amatistas
para formar bucólicos poemas de tristes manantiales.

Danza Baco con sus ninfas derramando vino en los violines,
el concierto ha restallado con frenesí acalorado.
¡Ay! la santa infamia espía los atriles
y las pianolas juegan con el sentir de amores sacros.

Girando, girando al compás de las estrofas,
esgrime la sonata la nocturna fantasía
y junto a versos corriendo como serpientes retorcidas
despiertan los amores hace mucho marchitados.

Vamos, infectos los oídos,
hoy se expandirá cual cáncer el dolor o el regocijo,
los cantos elevados desplazan al ser mismo
y nos esclavizan en la categórica alegoría del encanto.

¡Esta es la muerte de la razón!
¡Fría dama de cuadrados paroxismos!
El arte se entrona con el blanco inmaculado
gritando con furia a los vientos avivados:
“¡Música, doncella altiva y magna!
¡Limpia el racional aliento de  fatales algoritmos
y haznos concertistas de tu séquito aclamado!”
_____________________________________________
Lorena Figueroa Buitrago

Finalmente me despido con este increíble y deslumbrante concierto del gran Antonio Vivaldi, Concerto in G Major Alla Rustica.


4 comentarios:

  1. Mi querida sobrina:

    Hace muchos días que he estado ausente del mundo del blog, descuidé Contrastes y anduve más pendiente de mis vacaciones; en realidad, necesitaba descansar y llenarme de energía y, ahora, vengo a tu blog para encontrarme con un lujo de entrada.
    La música, ah, la música, en todos los tiempos, en todas las culturas, en todos los continentes, siempre ha sido ese momento de refugio o de escape del ser humano. No añadiré nada más al respecto porque ya tú los has dicho muy eruditamente en la introducción que brillantemente has escrito previa tu bellísimo poema. Ya lo he dicho antes y no me canso de repetirlo, tienes una capacidad asombrosa no solo para manejar nuestro idioma sino también para atrapar sentimientos, transformarlos en palabras hermosas y dejar flotando en el ambiente un poema para el goce de los que nos impresionamos con la belleza. Rematas esta entrada con uno de mis favoritos de la llamada música barroca, Antonio Vivaldi; ese Concerto a la rustica me despierta sensaciones indescriptibles.
    La pintura "El canto de los Ángeles de William Bouguereau es digna de esta edición!!!
    Querida sobrina, te superas día a día y estás para cosas grandes en el mundo del arte!!!
    Te dejo un besito y un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias tío. Me alegra leer tu comentario y recibir tus felicitaciones. Es cierto, la música es aquel lugar donde siempre nos refugiaremos, así que nos es de extrañar que tarde que temprano mi poesía retorne a ella. Espero que la hayas pasado muy bien en tus vacaciones y que el descanso te haya sido provechoso.

    ResponderEliminar
  3. Excelentísima entrada, me puso los pelos de punta en el buen sentido de la oración. Realmente lo que propones aquí es una oda a una de las expresiones más bellas y misteriosas del arte, a una faceta antiquísima y encantadora del ser humano. La danza y la música están en la naturaleza misma del hombre y de todas sus culturas, pueblos y civilizaciones. He puesto a reproducir la música mientras leía el escrito y el efecto que tuvo fue fascinante. El poema tiene un ritmo rápido y da volteretas de aquí a allá, a lo que la melodía de Vivaldi se acopla increíblemente.

    Sé que de ahora en adelante será más difícil para ti, debido a las obligaciones en la universidad, sacar el espacio necesario para publicar algo, pero estaré esperando con ansias el momento en que regreses :).

    Con amor,
    tu hermana

    ResponderEliminar
  4. Me atrapa la recuperación de la excelsitud de la mítica helénica- Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar